Entrevista de Comusitària, Periplus y sus músicas en Catalunya Música

El viernes 29 de agosto de 2014, el programa Notes de Clàssica de la radio Catalunya Música despedía su Quadern d’estiu con una entrevista a Comusitària, promotora de “Periplus en Concert”. Pere Andreu Jaroid invita al oiente a conocer esta organización que habla de su proyecto más reciente: Periplus y la creación musical que Ferran Badal ha compuesto a raíz del viaje alrededor del mundo.

http://www.catradio.cat/audio/836308/Comusitaria-o-com-construir-comunitat-a-traves-de-la-musica 

Anuncis

Periplus en Concierto

Periplus a su retorno a tierras catalanas ha producido un espectáculo inédito con música de Ferran Badal y textos de Laia Serra. Aquí encontrarán estas palabras que acompañaron los sonidos inspirados por la experiencia vital que los dos han vivido alrededor del mundo. Para más información Comusitària ha creado una página web exclusiva de esta iniciativa artístca bajo el nombre de “Periplus en Concierto“:

LLIBERTAT

Les maletes estan fetes. El somni de volar i traçar un camí lleuger, espectacular i sense temor a lliscar per camins transitats mil vegades, amb la sensació que l’aire que respirem no té amos ni fronteres. Com deia el poeta, no hi ha realitat sense idealitat, la que arrenca el motor d’un tren que estarà en perpetu moviment, la metàfora extrema del magma passional que bull entre emocions de col·lapse i renaixement, plaer i desconcert. De vicis molestos a virtuts estimables; projectem així els primers passos que flueixen amb una naturalitat pertorbadora alhora que ens dóna l’espai per tenir entre les mans la màgica i epifànica tinta que dibuixarà el mapa d’aquesta nova i verdadera llibertat.

DESAPRENENTATGE

Obrim les maletes, el motor del tren no s’atura i es comencen a apilar emocions superposades, peces absolutament coherents amb el que ens rodeja. Una imatge contemporània, desordenada; llargs recorreguts plens de reptes pel caminant, amb enormes baixades que reconforten i en les que reprenem l’aire, on somnis i records funcionen com un collage d’imatges i sensacions deliciosament atemporals. Tot i que al nostre interior s’alberguen paisatges [certament] minats de temors, vulnerabilitat i febleses, anem poblant-los poc a poc amb nous contraplans, omplint cada petit espai de fils de colors invisibles que reforcen, que guanyen, que canvien el nostre petit món. I ara, despullats i sense cadenes, amb una intensitat nova i vibrant, les vies reconstrueixen laberints desacomplexats, poderosos i brillants.

ART I INSPIRACIÓ

I tot és art. I tot és inspiració. Els interludis en el camí converteixen el nostre cos en discurs, trencant el to de qualsevol idea preconcebuda; mirem de prop l’interior de les finestres que s’obren per l’aire brutal de l’art i comprenem que hem trobat el diamant més preuat. Toquem amb els dits els èxits majúsculs d’accions que ens deixen perplexos pel seu valor humà i estètic. I aprenem a teixir teles de mil textures que ens cobreixen de melodies i paraules que volen explicar el que es gesta a les nostres entranyes. I tot és art. Tot és inspiració.

AMOR

Convertim cada canvi de vagó en un electritzant acte de sensacions i subtileses. Un elaborat tapís de detalls: imatges alentides, interludis atonals, daltabaixos emocionals. La gran lliçó d’aquest imparable moviment deixa enrere nostàlgies i quotidianitats i emmarca en un quadre transparent i esponjós una gratitud implacable, l’amor que no encadena, que vola i atrapa la calor d’ànimes entrellaçades per l’autenticitat. Sons exagerats, plaents, extrems i commovedors que omplen càntirs que no reconeixíem nostres. I de cop, sense control ni consciència l’aigua pura que corre pels recipients reguen vides que flueixen conjuntament.

MOVIMENT

I ja sense maletes, tot sembla que s’ha transformat. El viatge està tenyit de sincronicitats que broten de camps imperceptibles a la vista, espais extraordinaris on la vida es connecta i s’emfatitza, on es desfan nusos centenaris i floreixen fresques narratives. Inoblidables històries d’amor que projecten mons permeables, porosos i ressonants. El viatge transcendeix més enllà del final: vides que han omplert de sentit els nostres passos, el tacte subtil de les mirades plenes d’amor, límits que deixen de ser fronteres i la fascinació d’el·lipsis inesperades entre tu i jo.

Des del llit, sembla que el tren s’atura, però encara sentim la remor del seu motor. Ens ha conduït fins a la illa d’Eudaimonia on s’instal·la la plenitud, el virtuosisme de la vida. I ara, des d’aquí, seguirem la llum del seu far, convençuts que Stendhal hauria posat nom al seu síndrome si hagués viscut en primera persona la bellesa dels llocs on hem estat.

LINK AL DOCUMENTO EN PDFTextosPeriplusEnConcert

Imatge

PERIPLUS EN CONCIERTO

Comusitària presenta el próximo sábado 19 de julio la producción Periplus en Concert. En la población catalana de Conesa se dará cita este encuentro de músicas compuestas por Ferran Badal y textos de Laia Serra junto a un trio formado por Adrià Plana (guitarra eléctrica), Vic Moliner (contrabajo) y Arnau Obiols (batería). Además otros artistas invitados compartirán este estreno mundial que tendrá réplicas en otros escenarios y estará acompañado de actividades participativas.

Las sonoridades y combinaciones de texturas, la pulsión del mundo y el enorme cóctel de escenarios, espacios inesperados, reencuentros y descubrimientos. Periplus en Concert da la vuelta al mundo de la mano de Ferran Badal quien ha pisado quince países, más de setenta lugares y ha vivido de cerca las ventanas que se abren desde y con el arte. Un recorrido por las emociones de un viaje atrevido, donde la curiosidad y la creación han tenido el papel protagonista y donde el amor y los vínculos han sido infinitos.

Las composiciones de Periplus en Concert han sido ampliamente influenciadas por sonidos que van desde los ritmos afrobrasileños, el jazz, pasando por músicas tradicionales andinas, sonoridades porteñas y asiáticas y explorando también el flamenco. Después de un intenso año de viaje transoceánico el concierto recorre no sólo la parte artística vivida sino que también hace protagonista tanto el gran despliegue de emociones como la nueva mirada hacia el mundo que se ha despertado en el músico barcelonés.

 

NEW ZEALAND, TRAMPANTOJOS.

sección

La primera sensación al pisar Nueva Zelanda fue de trampantojo de reflejos y perspectivas. Si hemos de creer en casualidades convengamos que en este país ha estado lleno de ellas. Des del primer momento se han cruzado vidas y experiencias, aumentando el lado romántico y recibiendo inolvidables historias de amor y amistad. El cambio está lleno de claroscuros, convirtiendo vicios de viajero en virtudes estimables que se construyen sin darse cuenta. Nueva Zelanda es una nueva narración de espacios, tiempo y situaciones. Estando más lejos que nunca geográficamente también fluye una sensación enorme en nosotros que nos lleva a un magma pasional que bulle entre el placer y el desconcierto.

Después de seis meses en América del Sur, los contrastes son monumentales. Este país no se ha dejado comer la merienda por amarguras, pobrezas y demás situaciones normalizadas en los países anteriores. Este país se muestra permeable y funciona como una caja de resonancia, lleno de rebotes, de proyección, de belleza natural y de proyectos integrados con sorprendente lucidez en sus contextos. También es el país donde hemos visto volar el pájaro de colores, el piwacawaca: la metáfora extrema del adiós a uno de los grandes maestros de la música flamenca. Entre vinos y olas, andando por toda la isla norte, recorriendo lugares espectaculares y sorprendentes, nos despedimos con tristeza y música flamenca.

Nuestras emociones parecen piezas absolutamente coherentes con lo que nos rodea. Imponentes volcanes, largos recorridos llenos de retos para el caminante, enormes bajadas que reconfortan y en las que retomamos el aire y curiosos pájaros que despiertan de madrugada. Aquí nos hemos inspirado, relajado, mirado con ojos distintos. Hemos observado nuestro alrededor con muchas preguntas y con una nueva perspectiva. Nos sentimos parte pero contraparte a la vez. Sentimos que estamos en nuestro mundo, que hay dos butacas para nosotros en la ciudad. La comodidad de la despreocupación total es un nuevo regalo que nos aguarda con sorpresa y gratitud.

Nos parece que nos han engañado la vista, que alguien pintó el cuadro con perspectivas precisas, que nos hacen rememorar, estar cerca de lo que un día fue nuestra realidad. La pieza es contemporánea, nítida, organizada para el agrado de quien la observa. Tomamos oxígeno, nos damos cuenta de que estamos encima de un trampolín que nos llevará de nuevo a países donde no nos reconoceremos de la misma forma. Lejos y cerca a su vez, Nueva Zelanda nos ha regalado un sinfín de emociones que nos cuesta recordar, calurosos y acogedores espacios, momentos y mundos que no parecen que tengan nada que ver con nuestras andadas hasta el momento.

Puedo asegurar que Marie-Henri Beyle habría puesto nombre a su síndrome en esta tierra si hubiera visto en primera persona la belleza de los lugares donde hemos estado. Ahora que pisamos nuevos rincones del mundo y con la perspectiva de los días que pasan, siento más que nunca que Nueva Zelanda es el trampantojos de nuestro Periplus.

Aquesta presentació amb diapositives necessita JavaScript.

CHILE Y LAS CRISTALIZACIONES DEL VIAJE

sección

 

¿Saben cuando llegan a un sitio y esperan que todo sea como estaba previsto en su cabeza? Pues la llegada fue del revés, distinta de cualquier expectativa, cansada, llena de dudas. Las primeras horas a Santiago de Chile empujaron sentimientos duales e intensos que se convertirían en la más linda y profunda simbiosis. A pesar de mi tendencia a los extremos, la vida de nuevo me ha hecho introducir unas bonitas y llenas texturas en una escala de grises que a pasos gigantescos se transforma en arco iris.

El viaje hasta el barrio de Providencia, dónde hemos vivido en la capital de Chile, fue como convertir en paisaje los pensamientos más bellos y las sensaciones más intensas. Cruzar los Alpes nos hizo sentir pequeños y grandes a la vez. La grandeza de las montañas, las curvas interminables, subir y bajar…el trayecto era casi como nuestra experiencia en este viaje. Un sinfín de matices, de colores, de texturas, de temperaturas. Zonas fronterizas que enlazan dos países en los que los remolinos de emoción y bienestar han superado lo imaginado.

Y ya en Chile, el pulso de la ciudad, las comidas, los que están por llegar, la energía de los momentos, las redes de amor que se entrelazan sin previo aviso, el color de las miradas y los reencuentros cristalizan y relievan a lo más alto el latido del corazón. La genialidad con quien compartimos vida en la ciudad nos guió a unos de los paisajes más asombrosos, impresionantes y extraordinarios que nunca antes habíamos pisado.

Las lágrimas de emoción al llegar a 4.300 metros de altura y sentirse amo de la llave de la celda a la que de repente uno se puede sentir atrapado. Abrir esa puerta y encontrarse desmesuradamente feliz, momentos sublimes unidos a un universo que antes pensábamos imposible. Espacios llenos de ambigüedades donde nos propusimos nada más que ser, sentir, estar presentes.

Sin dejar de aprender, encontrando experiencias artísticas de gran valor, con vocación de convertir el discurso en posibilidad. También nos precipitamos en iniciativas radicales y lejos de nuestros pensares, discusiones de quien mira la vida con un color de la lente diferente y que dónde la incomodidad da paso al reconocimiento de creencias, ponerse de frente a la propia mirada, ponerse en duda, escuchar lo que no es habitual. Grandes son los momentos en que uno se nota crecer, se siente capaz de resituarse, reescucharse, reengancharse.

Apenas llegar, sensaciones líquidas. Apenas salir, las formas en que se habían cristalizado los soplos, las almas, el coraje, el tiempo, las canciones y el tacto son de una imperfección bellísima y flexible.

 

Y como telón de fondo, algunas de las imágenes de Argentina, Uruguay y Chile.

Aquesta presentació amb diapositives necessita JavaScript.

VIVIR VIVIENDO

La infinitas rutas en las carreteras argentinas nos hacen vivir este país des de sus entrañas. Hemos recorrido parte de Argentina haciendo parada en los mejores de los lugares, compartiendo y conociendo vidas llenas de proyecto, proyectos capaces de movilizar mares y montañas. Estamos aprendiendo de humildad, de humanidad y de vida. Mucho más allá de lo que éramos, de cómo mirábamos y de cómo nos sentíamos antes de desnudarnos, estamos encontrando un camino que se llena de dudas de las que cuando las riegas le salen frutos de sabores irreconocibles.

Las páginas que salieron vacías se visten de reencuentros, de músicas inspiradas en las miradas curiosas hacia este lugar que estamos descubriendo. Cruzamos unos días a Uruguay, dónde uno de nuestros músicos del alma nació y allí nos volvimos a dar cuenta de la esencia, del olor del mundo, del viento y de los colores. Nuestro viaje está lleno de amor; esto nos encontramos sin parar: ventanas abiertas por el aire brutal del arte y sueños de los que no se sueñan, porque son realidad.

 Un sinfín de momentos emocionantes, de espacios donde se instala una hermosa cotidianidad, momentos de pasajeros sentimientos incómodos, de agotamiento. La mezcla de los detalles, los abrazos, encontrarse fluyendo, las despedidas, los besos. Vivir viviendo. El gran deseo de llegar en estas tierras y ser huéspedes que se convierten en parte de sus vidas, y que ellas se conviertan  a su vez en parte esencial, imprescindible.

De repente nos damos cuenta que las nuevas conexiones son lazos que de alguna manera existían sin existir, que nada es casualidad y que, como decía el poeta, cuando uno viaja también viaja con uno el universo. Y nuestro Universo ahora lo tocamos y lo olemos constantemente. Un incansable punto y seguido que llena las páginas sin parar.